También escribo aquí: _____ Y nos encuentras por acá:______________

 photo bbctr_zpsff494494.jpg photo LeelouBlogsfreesocialiconsTwitterblue_zpsf6d9fb64.png photo LeelouBlogsfreesocialiconsFacebookyellow_zps7114fa27.png photo LeelouBlogsfreesocialiconsgoogleplusblue_zps8e72734b.png photo LeelouBlogsfreesocialiconspinterestyellow_zps6bad5d24.png photo LeelouBlogsfreesocialiconsInstagramblue_zps0ea37116.png photo LeelouBlogsfreesocialiconsYoutubeyellow_zps7f28e2ae.png photo LeelouBlogsfreesocialiconsemailblue_zpsc6ddd218.png

Natación durante el embarazo


Durante el invierno y la primavera previos al nacimiento de mi niña,  ambas  pasamos sumergidas en aguas tibias, disfrutando de la quietud del ambiente y yo de su compañía.  Nadamos juntas hasta los ocho meses de gestación y el último día fabricamos un tierno recuerdo: yo le preguntaba si disfrutaba del agua y de la natación mientras acariciaba mi barriguita. Su respuesta fueron unos ligeros toquecitos desde mi interior. Me da la impresión que eran sus coditos. Sabía que la próxima vez que nos sumergiríamos en el agua sería con ella en brazos. 

En realidad siempre éramos dos nadando. Durante nueve meses mi niñita del agua flotaba en mi vientre, ese espacio de luz y líquido que bañaba su tierna persona. Y yo nadaba afuera, transmitiéndole mis emociones y beneficiándola a ella con la oxigenación de mis pulmones y  el potente palpitar de mi corazón, que a su vez brindaba una necesaria circulación  por todo mi cuerpo. Hoy puedo contarles lo mucho que la natación me ayudo durante el embarazo y el día del parto.
 
Yo soy creyente de que los bebés son susceptibles a las sensaciones de mamá, además de la estimulación en el exterior. Yo quería que mi bebé se acostumbrara a un ambiente similar en donde teníamos planeado que nazca  y transmitirle la armonía y la energía que la natación me brindaba. El otro motivo para elegir la natación como una actividad predilecta fue para estar mejor acondicionada para el  día del nacimiento. Estaba segura que la fuerza y energía que provoca serian de gran ayuda durante  la labor de parto. 

Como las piscinas exteriores no abren hasta el verano, tuvimos que ir a una piscina cubierta. Cada vez que íbamos, una o dos veces por semana, 45-1hr, le platicaba y me acariciaba la pancita. Dentro del agua la rutina era hacer ejercicios acuáticos, (algo que resulta más difícil en seco con todo el peso de tu barriguita), nadar de ida y vuelta hacia los extremos de la piscina y flotar, mi parte favorita. En el agua eres liviana y te sientes como un suspiro de aire. 

Siempre le decía  a mi niñita acuática que cuando nos sumergíamos en el agua estábamos en nuestro elemento, por eso armonizamos tan bien.  Hoy bromeo y digo que algo tiene que ver nuestro elemento con sus ojitos azules.Nosotras continuamos navegando en la serenidad de las aguas, nadando, fluyendo.

A continuación les comparto información sobre los beneficios de la natación, actividad que mi partera califica como “uno de los mejores ejercicios durante el embarazo”.


Created with Haiku Deck



Te cuento más de:                                                      
                                                       Natación para bebés│Pros y contras
durante el embarazo



~Lis

No hay comentarios:

Publicar un comentario